benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

MIÉRCOLES DE CENIZA - DIMECRES DE CENDRA

HOMILÍA

Hoy empezamos la Cuaresma, es decir, empieza el ciclo pascual de la Iglesia. El centro es el misterio de la Pasión, la Muerte y la Resurrección del Señor, cuarenta días de preparación. Es el tiempo fuerte de la comunidad cristiana.

La comunidad cristiana nos preparamos otro año para celebrar el misterio de la vida nueva que Dios abre en Jesucristo a toda la humanidad de todas partes y de todos los tiempos.

Cada año la Cuaresma nos ofrece una ocasión providencial para profundizar en el sentido y el valor de ser cristianos, y nos estimula a descubrir de nuevo la misericordia de Dios para que también nosotros lleguemos a ser más misericordiosos con nuestros hermanos. En el tiempo cuaresmal la Iglesia se preocupa de proponer algunos compromisos que acompañen concretamente a los fieles en este proceso de renovación interior: son la oración, el ayuno y la limosna.

La oración, momento tranquilo de nuestra comunión con Dios, para escuchar su Palabra y para depositar nuestra confianza, en un mundo que ignora la oración y se olvida de Dios.

El ayuno, esfuerzo de austeridad personal en la comida, en los gastos, en la ostentación exterior en un clima social tan inclinado a valorar la riqueza. La limosna, signo de la generosidad hacia los demás, especialmente a los más necesitados. Benedicto XVI nos dice en la carta cuaresmal de este año dirigida a todos los cristianos del mundo: Según las enseñanzas evangélicas, no somos propietarios de los bienes que poseemos, sino administradores, por lo tanto, no debemos considerarlos una propiedad exclusiva, sino medios a través de los cuales el Señor nos llama, a cada uno de nosotros, a ser un medio de la providencia hacia el prójimo. Como recuerda de la Iglesia el Catecismo Católica, los bienes materiales tienen un valor social, según el principio de su destino universal (cf. Nº2404).

La imposición de la ceniza es el signo característico de hoy. La ceniza simboliza todo el programa cuaresmal de la Iglesia. Es el reconocimiento de nuestro pecado y nuestra debilidad: Acuérdate de que eres polvo... Es el signo de nuestro arrepentimiento y de nuestro camino de conversión: Convertios y creed en el Evangelio.

Preparémonos, pues, para hacer un gesto de conversión. Ahora es el tiempo favorable. El signo externo de la ceniza tiene que corresponder al gesto de conversión sincero de nuestro corazón. El gesto de conversión hacia Dios tiene que llevarnos a estar atentos al prójimo, a afrontar toda injusticia, a la renuncia de nosotros mismos, a obrar con caridad. En lo más profundo de nuestro corazón experimentemos la serenidad de la presencia de Dios ahora, en la Mesa de la Palabra y de la Eucaristía, nos muestra su amor misericordioso.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]