benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ - L’EXALTACIÓ DE LA SANTA CREU

HOMILÍA

Tiene que ser elevado el Hijo del hombre.

Nos encontramos hoy, catorce de septiembre, con una fiesta dedicada al Señor, Exaltación de la Santa Cruz, razón por la cual, cuando coincide en domingo, como este año, pasa por delante de la liturgia dominical correspondiente al domingo veinticuatro del tiempo ordinario.

La primera lectura, del libro de los Números, nos hablaba de la murmuración del pueblo contra Dios en el desierto, que provocó que Moisés hiciera una serpiente de bronce y la colocara como un estandarte, de manera que quien la mirase salvaba su vida si había sido mordido por una serpiente venenosa. Aquel estandarte levantado en el desierto es un elocuente símbolo de aquel otro estandarte que será la cruz de Cristo, en el Calvario, donde Jesús se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz, como nos ha recordado San Pablo, en la segunda lectura de hoy, y entregó su vida para que no perezca ninguno de los que creen en Él, sino que tengan vida eterna. Porque tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único... y no lo mandó para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él, evangelio de este domingo.

De ahí que el centro de las lecturas de esta fiesta es Cristo elevado en la cruz y muerto en ella. Celebramos, no tanto el exaltar la cruz cuanto el amor de Jesús manifestado en ese tormento al que le han conducido los poderes de este mundo. Por tanto, una fiesta para profundizar un poco más en el signo de la cruz, un signo muy propio y característico del cristianismo.

Jesús nos dice en otro pasaje del evangelio: Si quieres ser mi discípulo toma tu cruz y sígueme... Mirar la cruz es mirar el amor de Dios sobre todas las personas. Dios nos manifiesta algo concreto, no anda con rodeos, va al interior del ser humano; El no quiere el dolor, desea que todos y todas seamos felices, es nuestra dureza de corazón, ese corazón de piedra, que todos llevamos, desea cambiarlo, como dice el profeta Ezequiel, por un corazón de carne, capaz de amar y de compadecerse de los demás; por eso no nos quedamos en la cruz sino que vemos en ella el amor de Dios y al sufrimiento le damos un sentido de redención, el sufrimiento forma parte de nuestro ser.

En esta Eucaristía, al mirar la cruz veamos a un Jesús que nos acoge y nos ama.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]