benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XXVIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (A) - DIUMENGE XXVIII DE DURANT L'ANY (A)

HOMILÍA

A todos los que encontréis, convidadlos a la boda.

Durante cuatro domingos seguidos, incluido este, hemos leído cuatro parábolas: 1ª contratar jornaleros para el trabajo, 2ª la del padre que envía a sus dos hijos a trabajar a su viña, 3ª la viña (domingo pasado) y 4ª la del banquete de bodas (la de hoy); las cuatro se podrían resumir así: Dios, el Padre, nos comunica su amor y este amor de Dios debe hallar una respuesta por parte nuestra, es decir, debemos de comprometer nuestra fe si de verdad queremos ser fieles a ese amor que Dios nos tiene.

Jesús en el evangelio de hoy propone otra parábola sobre el Reino de los Cielos: se celebraba una gran fiesta de bodas y hay unos invitados distinguidos del pueblo. Pero, al llegar el momento, no quieren asistir y dicen unas excusas: uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, sin hacer caso de la invitación. Sin embargo, el banquete está preparado y no debe perderse por ellos. Los criados reciben, pues, esta orden: Id a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, malos y buenos, convidadlos a la boda. Ellos lo hacen así, y la sala se llena de gente sencilla del pueblo, que no esperaba esto. Así es como actúa Dios, desconcertante para muchos...

Los primeros invitados al banquete son a los que dirige Jesús la parábola: ancianos, senadores sumos sacerdotes del pueblo de Israel, pero estos no responden a la invitación y Jesús abre las puertas del Reino a los que menos lo esperaban. Todos estos últimos domingos estamos viendo el rechazo que tiene Jesús por el sector dominante de su pueblo.

La parábola no sólo se queda en un recordar historia, sino que la última parte es como un añadido, destinado a los cristianos: a los primeros lectores del evangelio de Mateo, hace XXI siglos, y a nosotros, los cristianos de hoy. Porque, una vez llegó el gran rechazo y abiertas las puertas del banquete del Reino a los publicanos y pecadores y a todos nosotros, debemos asistir con el traje de fiesta, un vestido que el propio Padre nos regala, es decir, vivir en nuestra vida la Gracia de Dios.

Cada domingo nos reunimos para celebrar la Eucaristía en ella se nos recuerdan las palabras y los comportamientos de Jesús. El nos da siempre la pista. Y nosotros no debemos hacer como los sumos sacerdotes y los notables judíos o como los primeros invitados de la parábola que hoy hemos leído, que no consideran importante el banquete de bodas. Nosotros abramos nuestro corazón, muy de verdad, a la invitación que nos hace Jesús en esta celebración. Esforcémonos cada día por seguir a Jesucristo.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]