benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

II DOMINGO DE ADVIENTO (B) - DIUMENGE II D’ADVENT (B)

HOMILÍA

Allanad los senderos del Señor

Nos encontramos en el segundo domingo de adviento, tiempo que la Iglesia dedica con lecturas especiales y más intensamente a reflexionar sobre la segunda venida del Señor, pero también a la preparación del nacimiento del Señor-Jesús.

San Marcos comienza su evangelio diciendo: “comienza el evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios”. En muy pocas palabras nos ha dicho Marcos lo que luego intenta explicar a lo largo de todo el evangelio, que Jesús es el Hijo de Dios.

El evangelio es la Buena nueva que viene a traer Jesucristo. Este tiempo de Adviento tendría que ser para nosotros una preparación real y efectiva para recibir la Buena Nueva de Jesucristo. La celebración de la Navidad, para la cual se prepara la Iglesia, será desde muchos puntos de vista y para mucha gente todo lo contrario del Evangelio. La navidad cristiana ha desaparecido para dar paso a unos días tranquilos de vacaciones donde esta sociedad de consumo ha plantado su centro de adoración consumiendo todo lo que nos presenta. De ahí que el adviento no tenga resonancia dentro de esta sociedad, ni aún hasta incluso dentro de los ámbitos cristianos. ¿Quién se acuerda que estamos en adviento?. ¿Quién escucha la llamada de la Iglesia a la conversión?. Pues el adviento significa venida, pero esta venida exige una espera, una disciplina en nuestra vida, un cambio.

Marcos nos presenta a Juan el Bautista como el heraldo de Jesús, el hombre que va delante preparando el camino. El hombre que viene del desierto llamando a penitencia, porque se aproxima el día del Señor y está muy cerca el que ha de venir. La penitencia que invita Juan quiere decir cambio hacia delante, conversión al Señor que está viniendo, transformación del hombre y todo lo que le rodea: “Preparadle el camino al Señor, allanad sus senderos”; “que los valles se levanten, que los montes y las colinas se abajen, que lo torcido se enderece y lo escabroso se iguale”. Llamar a penitencia es en primer lugar una llamada a la responsabilidad individual y también colectiva a comenzar el éxodo, la salida hacia el desierto y, por el desierto, hacia la tierra prometida en la que habite la justicia. Esta es la disposición que nos pide Juan en este adviento del año 2008 que seamos conscientes de nuestro cristianismo, viviendo seriamente esta Buena Nueva de Jesús.

Que esta Eucaristía de hoy nos ayude a esperar activamente ese cielo nuevo y esa tierra nueva que nos habla San Pedro, fundamentados en la justicia. Sabemos que ello será definitivo con la segunda venida del Señor.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]