benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

VII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (B) - DIUMENGE VII DURANT L'ANY (B)

HOMILÍA

El Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados

En el evangelio de este domingo, Marcos nos presenta una nueva etapa del misterio de Jesucristo: La multitud aún sigue a Jesucristo, como leíamos los domingos anteriores, pero ya se ha introducido una novedad dentro de la gente, son los escribas los que ya empiezan a acusarle de blasfemo, no aceptan como habla. Ya empieza la resistencia por parte de los escribas y fariseos que poco a poco irá en aumento y confundiendo a la misma gente sencilla del pueblo.

¿Por qué esta resistencia a la palabra de Dios?. Es fácil aceptar al Cristo que cura a los enfermos, que sacia el hambre, que realiza milagros, etc… ya no resulta tan fácil cuando habla de perdón, de fe, de compromiso con la vida, etc... y esto es igual hoy como en tiempos de Cristo. El mensaje evangélico nos exige una postura de fe y de aceptación de toda su palabra, si de verdad queremos seguir a Jesús. Por eso Jesús, para que creyéramos que el Hijo del Hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados, dijo al paralítico: “Contigo hablo: levántate, coge tu camilla y vete a tu casa”.

La multitud que hemos visto estos domingos que sigue a Jesús, cree en él, pero tiene un fe muy primaria. El paralítico del evangelio de hoy y los hombres que le llevan también creen, pero su fe solamente ve al Jesús de los milagros, no son capaces de ver todavía, al Jesús del perdón y por eso se asustan y se escandalizan cuando Jesús dice: “tus pecados son perdonados”. Porque los milagros, más que suscitar la fe, la suponen, sino es difícil que se de el milagro.

Dios, que siempre tiene la iniciativa, a la hora de las determinaciones del hombre, espera que sea el mismo hombre el que decida en sus acciones. Dios, como hemos visto en las lecturas, siempre está dispuesto en perdonar, nada más es Dios el que puede perdonar y salvar, pero Dios ha querido salvar por el hombre Jesús, y ese hombre es el que puede perdonar los pecados y curar a los enfermos, por eso los publicanos y fariseos se escandalizan cuando ven la actuación de Jesús.

Jesús no se contenta con perdonar los pecados, sino que, para que veamos que el perdón es real, en el evangelio de hoy cura a un enfermo. Por otra parte, Jesús muestra que ha venido a salvar integralmente a la persona, en alma y cuerpo.

Que esta Eucaristía que estamos celebrando nos ayude a crecer en la fe en Jesucristo y a vivir el mensaje evangélico.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]