benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XXII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (B) - DIUMENGE XXII DURANT L'ANY (B)

HOMILÍA

Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

Después de unos domingos en que hemos escuchado el capítulo sexto del evangelio de San Juan, volvemos al que durante el 2009 es nuestro evangelista del año, San Marcos, que iremos escuchando hasta el adviento.

Marcos sitúa la escena poniendo delante de Jesús a un grupo de escribas y fariseos, buenas personas, cumplidores de la ley de Dios, pero con unos defectos muy notorios que Cristo denunció con insistencia. Es un espejo en el que también nosotros nos tenemos que mirar.

La norma, la ley, es necesaria, y nos sirve de camino para el bien y para la armonía interior y exterior.

Pero Jesús critica en los fariseos un estilo defectuoso en su cumplimiento de la ley. Será bueno que hagamos examen de conciencia, por si también nosotros merecemos estas acusaciones:

  • Los fariseos en su interpretación de la ley, exageraban, creando en los demás un complejo de angustia y opresión; como cuando discutían de si los discípulos de Jesús podían en sábado comer unos granos de trigo al pasar por el campo, etc…
  • Los fariseos daban importancia a la apariencia exterior y descuidaban lo interior; Jesús les ataca alguna vez llamándoles sepulcros blanqueados, limpios por fuera y podridos por dentro (Mt. 23,27). Lo exterior es bueno, pero no es lo principal; las actitudes interiores hay que cuidarlas más.
  • Los fariseos son atacados por Jesús por hipócritas: Este pueblo me honra con los labios pero su corazón está lejos de mi. Somos fariseos cuando aparentamos por fuera una cosa y por dentro pensamos o hacemos lo contrario.
  • Los fariseos se creían justos, santos, superiores a los demás. Y así se presentaban también ante Dios en su oración. Cuando Jesús contó la parábola del fariseo y del publicano, dijo que éste, el publicano, que se reconocía pecador, bajó del templo perdonado, y el fariseo, no.

Nos preguntamos en este examen: ¿somos así nosotros, como los fariseos?, ¿somos capaces de perder la paz, y hacerla perder a otros, por minucias insignificantes en la vida familiar o eclesial?, ¿sabemos distinguir entre lo que tiene verdadera importancia y lo que no?

La Palabra de Dios nos urge hoy, por tanto, a ser cumplidores de la ley y de la voluntad de Dios. Pero con convicción y con amor. No según el estilo de los fariseos, que puede ser el nuestro, tanto sacerdotes y religiosas como laicos, jóvenes o mayores.

Pidamos en esta Eucaristía, al Señor, la gracia de amarle a Él por encima de todo y a las personas como nosotros nos amamos.

Francisco Albuixech

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]