benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XXVIII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (B) - DIUMENGE XXVIII DURANT L'ANY (B)

HOMILÍA

Vende lo que tienes y sígueme

La tercera lectura de hoy, el evangelio, nos presenta los valores del Reino de Dios, por encima de cualquier otro interés. Jesús es tajante en esta llamada que hace al joven: Una cosa te falta anda, vende lo que tienes, dale el dinero a los pobres, y luego sígueme. En estas palabras, Jesús pone la relatividad de las riquezas en la vida cotidiana.

Como cristianos debemos penetrar en el sentido de las palabras de Jesús; ¿qué significa dejarlo todo y seguir a Jesucristo? Para esto debemos recurrir a lo que siempre está detrás de las palabras del Evangelio: al mismo Jesús, a su vida, muerte y resurrección.

El evangelio se refiere a la actitud más radical de cada hombre, de cada mujer y de cada grupo humano ante las riquezas y la vida; es por eso que habla a todos. Dejarlo todo significa vivir una actitud clara con respecto a las cosas; entender y vivir que las riquezas no constituyen el gran valor de la vida humana, que el hombre y la mujer no se definen por lo que tienen, que no es más si tiene más, o vale más si posee más. Seguir a Jesús significa vivir según aquello que El anuncia: El amor a Dios y a las personas. Jesús, con su palabra, toda su vida y su muerte, dice: no pongáis vuestra seguridad en las cosas mortales o en el dinero; hay que dejarlo todo; la única vida es vivir según Dios: amando como El ama; creer que uno es más o ha encontrado la seguridad porque es rico, es un engaño y aleja de la verdadera vida.

Nuestro mundo actual, nuestra sociedad, muy a menudo, presenta la riqueza como la gran aspiración de la vida, la meta hacia la cual es preciso encaminarse. Hemos cambiado los términos: Jesús valora más la postura del hombre libre que le sigue, a nuestra sociedad lo que le importa es el dinero. El único Dios que mueve a las masas es el dios dinero; hasta incluso los que nos llamamos cristianos hemos caído también en la trampa que nos ha presentado esta sociedad y con mucha frecuencia olvidamos nuestro compromiso: Hijos, qué difícil les es entrar en el Reino de Dios a los que ponen su confianza en el dinero ¿Dónde tenemos puesto nuestro corazón, en Dios, en el dinero o en la fuerza del dinero? Pregunta que cada uno de nosotros podemos respondernos personalmente.

Según este mandato del Señor, ser hombre y mujer según el Evangelio es tener como único valor la vida según Dios siendo libres de lo que no merece la pena. Y aquel que verdaderamente es libre del dinero, difícilmente tendrá mucho.

Pidamos en esta celebración de la Eucaristía que sepamos vivir la vida conforme lo manda Jesús, imitándole en todo.

Francisco Albuixech

Para la reflexión:

  • ¿Qué nos evocan las palabras usadas en el evangelio de hoy?
  • ¿Cuál es nuestra relación con Dios y con los demás?
  • ¿Dónde tenemos guardadas nuestras riquezas mentales, afectivas, existenciales?

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]