benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

IV DOMINGO DE ADVIENTO (C) - DIUMENGE IV D'ADVENT (C)

HOMILÍA

Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor

Nos encontramos en el cuarto y último domingo de Adviento. Cercanos ya a la celebración de la Navidad; al nacimiento de Jesús el Hijo de Dios. Es importante que nosotros, cristianos, nos preparemos para ese tiempo de Salvación y de Gracia. Como hemos repetido todos estos domingos, la sociedad también tiene su navidad, pero que distinta a la navidad del evangelio. ¿Cómo nos preparamos nosotros para la navidad cristiana? ¿Qué podemos hacer para vivir mejor este mensaje de Salvación…?.

El evangelio de este domingo nos pone de manifiesto la figura de María la Madre de Jesús: Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre. Con estas palabras responde Isabel al saludo de María, su prima de Nazaret. Isabel la llama bendita porque esta mujer de Nazaret ha creído en la Palabra de Dios, hoy diríamos, ha tenido fe y se ha comprometido de verdad y en serio. ¿Qué más se puede decir de María?.

En cierta ocasión dice Lucas que estaba Jesús predicando, cuando una mujer del pueblo alzó su voz en medio de la muchedumbre para gritar con toda su alma: "Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron". Pero Jesús respondió: "Dichosos más bien los que oyen la palabra de Dios y la guardan". ¿Qué más se puede decir de María?.

De María se puede decir también lo que dijo Isabel: Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.

María, es la Madre de Jesús. La mujer que supo ser fiel en toda su vida al plan de salvación. Ella colaboró en la medida que le fue posible y por esa participación nos enseñó a todos el camino que lleva a Jesús.

Hoy, cercanos a la navidad, si nos paramos a ver a María, es porque Ella fue la primera que se le comunicó el nacimiento de Jesús y también por su fe.

Quizá una de las cosas que hoy nos falten a los cristianos es la FE firme y segura en la Palabra de Dios. Nosotros buscamos muchos asideros en esta sociedad y nos olvidamos de lo fundamental. Andamos preocupados y metidos en muchas cosas y sólo una nos es necesaria. Queremos tener todo seguro y por ello somos capaces de hacer cualquier cosa. En estas circunstancias y en este ambiente ¿dónde queda la fe?, ¿dónde esa docilidad a la Palabra de Dios? De ahí que hoy en esta navidad nos interpele la postura de María, esa fe firme, ese dejarse llevar y conducir por el Espíritu de Dios. ¿No es cierto que hoy en esta sociedad tan materialista y consumista choca la fe y la sencillez de esta gran Mujer?.

Hoy, en esta celebración, tenemos la oportunidad de poner en práctica nuestra solidaridad, ¿cómo?, en la colecta que Cáritas Parroquial nos ha preparado en estos cuatro domingos de Adviento con sus moniciones al final de las misas. Nos ha presentado el proyecto de colaboración con la parroquia de Santa Ana en Isiro, norte del Congo, cuyo párroco es el ya conocido misionero Padre José Rubio. Nuestra comunidad parroquial está hermanada con la parroquia de Santa Ana. Seamos generosos en esta colecta de solidaridad con el Congo. Recordemos la actitud de María de Nazaret al visitar a su prima Isabel. Nuestra colaboración económica será bien recibida en la parroquia de Isiro.

Que María, la madre de Jesús, nos ayude a encontrar el camino que lleva a su Hijo y seamos consecuentes con nuestra fe.

Vamos a seguir celebrando la Eucaristía. Comulgar con Jesucristo, supone comulgar con la fe todos los hombres y mujeres que sufren, que pasan necesidad, que en estos días se encuentran lejos de su tierra y de sus hogares... Dichosa tú, que has creído

Francisco Albuixech



Ladrillos fabricados uno a uno
con barro, mil sudores y esperanza.
Conseguir, con esfuerzo, y ver que avanza
un hogar deseado y con futuro.

Es Isiro golpeo perdurable
a conciencias dormidas en el bien;
y, a pesar de nosotros, siempre hay quien
recupera del barro el rostro amable.

La cara de esos niños nos provoca,
el sueño de sus vidas nos convoca
a hacer, con ellos, ladrillos cada día.

San Pedro y Santa Ana así unidos,
lograremos no ver disminuidos
arrojados al borde de la vía.

Juanjo Mora

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]