benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

V DOMINGO DE PASCUA (C) - DIUMENGE V DE PASQUA (C)

HOMILÍA

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros

El evangelio de este domingo resume las dos lecturas anteriores y también el ser cristiano: que os améis los unos a los otros como yo os he amado.

Jesús, el día antes de padecer, sabiendo que le quedaba poco de estar con sus discípulos, su gran preocupación era que estos se amaran los unos a los otros como él mismo les había amado. Por eso les dio entonces el mandamiento nuevo.

Tengamos en cuenta que el mandamiento de Jesús no es una ley, sino un encargo y una encomienda, un testamento. En definitiva, es su última voluntad. Por eso no es algo que hay que cumplir obligatoriamente, sino libremente.

Jesús no habla aquí del amor al enemigo, de que es preciso devolver bien por mal. Tampoco del amor al prójimo, cuya medida es uno mismo. Habla del amor fraterno. De un amor que es gratuito, libre, que no espera ser correspondido. La primitiva comunidad cristiana se caracterizaba por esto: Mirad como se aman. ¿Podríamos decir nosotros esto mismo de nuestra comunidad?, ¿nuestras Eucaristías dominicales reflejan este Mandamiento Nuevo?...

En esto, en el amor, ha de conocer el mundo que somos discípulos de Jesús si nos amamos los unos a los otros como él nos ha amado. Ni el bautismo, ni las prácticas de piedad, ni hasta incluso las obras de caridad son nada sin el amor fraterno. Pues si no hay en nosotros un amor como el de Jesús, todo será puro convencionalismo, querer justificarnos, pero en definitiva, lo que hacemos es engañarnos a nosotros mismos. Si queremos ser signo y que el evangelio sea conocido y aceptado, hemos de amar como Jesús, dar nuestra vida; aunque esto son sólo palabras, porque de verdad ¿quién está dispuesto a dar la vida por los demás?...

La comunidad cristiana, si quiere ser fiel a sus principios, ha de vivir aquí en la tierra el mandamiento nuevo, y en la medida que seamos capaces de comprometernos con él realizaremos lo que nos ha dicho la segunda lectura: Yo, Juan, vi un cielo nuevo y una tierra nueva, y que es esto, sino vivir en esta sociedad aquello que deseamos para la otra vida. La persona que ama: lucha, se compromete, piensa en el otro, busca lo mejor para todos, ya está realizando los cielos nuevos y la tierra nueva…

Hermanos, hermanas, no estemos atados a normas y leyes y descuidemos lo fundamental: el amor. Los cristianos desde muchos siglos nos hemos acostumbrados a hacer las cosas por obligación, porque nos lo han mandado y hemos descuidado nuestra aportación libre; de ahí que cuando ahora la Iglesia ha intentado quitar la obligatoriedad, nos hemos encontrado desconcertados y hemos optado por coger el camino más fácil y cómodo. Esto nos puede llevar a pensar lo aferrados que estamos a las normas y lo lejos que nos encontramos del evangelio.

Esta eucaristía que estamos celebrando es la entrega de Jesús por la Iglesia, por todos los hombres y mujeres. Que ella nos ayude a amar de verdad, ¿estamos dispuestos a cumplir este Mandamiento Nuevo?... La señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os améis unos a otros.

Francisco Albuixech



SI AMAS A DIOS
Si amas a Dios, en ninguna parte has de sentirte
extranjero, porque Él estará en todas las regiones, en lo
más dulce de todos los países, en el límite indeciso de
todos los horizontes.
Si amas a Dios, en ninguna parte estarás triste, porque,
a pesar de la diaria tragedia, Él llena de júbilo el universo.
Si amas a Dios, no tendrás miedo de nada ni de nadie,
porque nada puedes perder, y todas las fuerzas del cosmos
serían impotentes para quitarte tu heredad.
Si amas a Dios, ya tienes alta ocupación para todos los
instantes, porque no habrá acto que no ejecutes en su
nombre, ni el más humilde ni el más elevado.
Si amas a Dios, ya no podrás establecer con angustia
una diferencia entre la vida y la muerte, porque en Él estás
y Él permanece incólume a través de todos los cambios

Amado Nervo. (hoja Eucaristía, 02-05-2010)

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]