benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

DOMINGO DE PENTECOSTÉS - DIUMENGE DE PENTECOSTA

HOMILÍA

Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo. Recibid el Espíritu Santo

Con la fiesta de hoy, Pentecostés; se termina el tiempo de Pascua de Resurrección. Después del domingo de la Ascensión, la pascua llega a su final: Jesús nos envía su Espíritu. La liturgia de este domingo no hemos de verla desconectada del contexto de pascua, sino que es como una recopilación de todo este tiempo pascual.

Los judíos llamaban Pentecostés a los cincuenta días que prolongaban las fiestas pascuales y sobre todo al último día de ellos. En este último día de Pentecostés descendió el Espíritu Santo sobre los Apóstoles; en ese día comenzó la misión de la Iglesia.

Juan describe con las siguientes palabras el estado de ánimo y la situación de los discípulos después de la crucifixión de Jesús en Jerusalén: Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban en una casa, con las puertas cerradas, por miedo a los judíos. No se atrevían a salir a la calle, tenían miedo. De modo que la causa de Jesús parecía perdida para siempre. ¿Qué podía comenzar con una docena de hombres atemorizados?.

Pero se cumplió la promesa. Se desató la fuerza de Dios como un viento impetuoso, como una lluvia de fuego… y descendió el Espíritu sobre los apóstoles, y les hizo hablar, y los dispersó por todos los caminos. El mismo Pedro, que había negado a Jesús al verse descubierto por una criada, se presentó en público acompañado de los otros discípulos y levantando la voz dijo. Sepa, pues, con certeza toda la casa de Israel que Dios ha constituido en Señor y Cristo a este Jesús a quien vosotros habéis crucificado. Y de este modo bajo la acción del Espíritu, donde parecía que todo había terminado comenzó la misión. Porque nadie puede decir que Jesús es el Señor sino bajo la acción del Espíritu Santo.

Para comprender mejor el cambio operado con la venida del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, el día de Pentecostés, conviene tener en cuenta que todo esto sucede en Jerusalén, en la ciudad que asesina a los profetas, a los pocos días de la crucifixión de Jesús. Porque fue allí mismo, en aquel tiempo donde se escuchó por primera vez la denuncia y el anuncio del evangelio: Este Jesús a quien vosotros habéis crucificado es el Señor.

Todos los cristianos, todos los que nos llamamos hoy discípulos de Jesús, somos los testigos de su resurrección y debemos anunciar al mundo el evangelio como lo hicieron los apóstoles en Jerusalén.

Anunciar hoy la resurrección de Jesús significa levantar la esperanza, dar la cara por la verdad donde se ahoga la verdad con la injusticia.

Los testigos de Jesús mantienen viva la memoria de Jesús, no para perderse en el pasado sino como fuerza de transformación del mundo en que vivimos. Y para hacer esto se necesita la fuerza de Dios, el Espíritu que ha sido derramado en nuestros corazones.

Que el Espíritu Santo nos ayude en esta Eucaristía a acercarnos más a la fe y al Sacramento de su Cuerpo.

Francisco Albuixech

DECLARACIÓN DE UN COMPROMISO COMUNITARIO

Donde reina la competencia desleal,
nosotros anunciamos la lealtad.
Donde reina el afán de ponerse encima de los demás,
nosotros anunciamos la igualdad.
Donde manda el afán de ser servido,
nosotros anunciamos el servicio.
Donde reina el ansia de figurar,
nosotros anunciamos modestia y humildad.
Donde reina la distancia y la dificultad,
nosotros queremos ser asequibles y anunciárselo a todos.
Donde cuesta pedir favores,
queremos ser fáciles para quien acuda a nosotros.
Donde impera la explotación,
nosotros anunciamos la solidaridad y la lucha contra la injusticia.
Donde reina el pasotismo y la inhibición,
nosotros anunciamos el compromiso,
el mojarse y complicarse la vida.
Donde reina la preocupación de ser listo a costa del prójimo,
nosotros queremos ser tontos y lo anunciamos a los cuatro vientos.

(hoja Eucaristía, 23 mayo de 2010)

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]