benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (C) - DIUMENGE XII DURANT L'ANY (C)

HOMILÍA

Tú eres el Mesías de Dios. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho

Qué bueno si, en las puertas de las Iglesias, colocásemos un gran cartel con estas palabras de San Pablo a los gálatas: Todos somos hijos de Dios por la fe en Cristo. Ya no hay distinción entre judíos y gentiles, esclavos y libres, hombres y mujeres, porque todos somos uno en Cristo Jesús. A lo mejor, este recordatorio funcionaba. A fuerza de leer cada semana, cada día o cada mes esta afirmación paulina, a lo mejor caíamos en la cuenta y la interiorizamos. Porque en el siglo XXI, después de Cristo Liberador, aún hay hombres y mujeres esclavizados y esclavizadores; mujeres de segunda y hombres de primera…

Este estado de injusticias proviene, en su raíz, del desconocimiento de Jesús. La fe en Él debiera unirnos y hermanarnos, como afirma Pablo, pero ese Jesús de nuestra fe tiene mil rostros y versiones. Jesús, para unos, es el tapaagujeros de la existencia. Para otros es simplemente Cristo-Rey, el del imperio y de las banderas. Hay quien lo considera un lider humano, sin más. Otros ven en Él un hacedor de milagros o un ídolo de cuidado, al que tenemos que aplacar. En resumen: si no sabemos quien es Jesús, difícilmente podemos ser hermanos en su nombre. No podemos ser UNO, en Él.

¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?, preguntó un día Jesús a sus seguidores. Si nosotros hiciésemos hoy esa pregunta en la calle, en la oficina, en el taller, en el campo, en la fábrica, etc… sin duda obtendríamos las respuestas tópicas. Pocos nos hablarían de Jesús como el hombre para los demás, rodeado de insidias y rechazos. Pocos nos hablarían de Jesús como el Varón de dolores, humilde y manso, que tuvo que sufrir y pasar por mucho para entrar en la Gloria.

Los cristianos, instintivamente, rechazamos todo lo que duele. Somos muy receptivos a la cruz, pero sólo externamente. La estética de la Pasión nos sensibiliza y enternece, pero cuidado: estos sentimientos no suelen llevarnos al cambio, a la conversión. Estas emociones tan sólo rozan la corteza exterior, mientras que el núcleo sigue intacto. Miramos la cruz, besamos la cruz, pero en la cruz no sabemos ver al que traspasamos. Somos capaces de llorar, pero nuestro llanto pocas veces es purificador como el que profetizó Zacarías, primera lectura de hoy: Me mirarán a Mí, a quien traspasaron. Harán llanto como quien llora por el Hijo único, y llorarán como el que llora al primogénito.

Impresiona, en el evangelio de hoy, la insistencia de Cristo en la necesidad de la pasión: El Hijo del Hombre tiene que padecer mucho. Tiene que ser desechado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados y ser ejecutado para resucitar al tercer día. La esperanza, querámoslo o no, tiene que pasar por la cruz; una cruz que brota del pecado y del simple dolor de ser persona. El que quiera seguir a Jesús tiene que negarse, y el que quiera salvar su vida la tiene que perder. No se trata de abdicar de uno mismo, de anularse, de sufrir por sufrir. Se trata, sencillamente, de aceptar o no la libertad cristiana, que tiene sus raíces en la cruz.

Crecer cada día en Cristo era el sueño de Pablo, y debe ser también nuestra utopía. Crecer en Cristo implica conocerle cada día un poco más. Crecer en Cristo significa repetir sus gestos, copiar su estilo y sus sentimientos. Sólo así, animados en este empeño común, podremos aspirar a la unidad cristiana. Sólo así, podremos aspirar a ser uno en Cristo Jesús, sin acepción de sexos ni de personas.

Ahora vamos a seguir celebrando la Eucaristía, la entrega del Señor por todos, su Muerte y Resurrección. Pidamos que esta Eucaristía no quede reducida al momento de la oración, sino que alcance toda nuestra vida.

Francisco Albuixech

PARA LA REFLEXIÓN

• ¿Somos cristianos? ¿Se nos nota en la manera de pensar, de sentir, obrar…?

• ¿Vivimos obsesionados por todo lo nuestro? ¿Pensamos alguna vez en los demás?

• ¿Estamos realmente convencidos de que lo que hacemos por los pobres lo hacemos por Cristo?

Señor, mírame, que sienta el calor de tu mirada y me dé por aludido.
Señor, háblame, que tu palabra haga renacer en mi alma tu llamada, y que te siga.
Señor, que te vea, que pueda descubrirte en las cosas de cada día… Que sienta tu amor en los grandes momentos de la vida… que pueda reconocerte en cualquiera de mis hermanos… Y que lo deje todo por ti, como tú lo has hecho por mí.
Quiero seguirte a donde quiera que vayas. Quiero estar contigo en todas tus misiones. Quiero trabajar para tu Reino, colaborar con tu Iglesia, atender a tus predilectos los niños y los pobres. Porque tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, mi hermano y salvador, mi esperanza, mi amor. Tú lo sabes todo, sabes, Señor, que te quiero.

Hoja de Eucaristía, 20 Junio 2010

El ideal cultural del mundo industrializado occidental es el individuo autodidacta, autosuficiente y autónomo, que se basta a sí mismo, no necesita a nadie (excepto para el sexo) y no debe nada a nadie”.

Albert Nolan, “Jesús,hoy” Hoja de Eucaristía, 20 Junio 2010.

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]