benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XXVI DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (C) - DIUMENGE XXVI DURANT L'ANY (C)

HOMILÍA

En la Audiencia del 7 de febrero de 1990, Juan Pablo II recordó unas palabras que él mismo había pronunciado unos días antes en África, con ocasión de la Jornada mundial de los enfermos de lepra. Quería hacer con ellas un llamamiento a la comunidad Internacional: ¿Cómo juzgará la historia a una generación que cuenta con todos los medios necesarios para alimentar a la población del planeta y que rechaza el hacerlo por una ceguera fratricida? ¿Qué paz pueden esperar unos pueblos que no ponen en práctica el deber de solidaridad? ¡Qué desierto sería un mundo en el que la miseria no encontrara la respuesta de un amor que da la vida!.

Jesús aprovecha las parábolas para decir algo muy importante; en cuanto a esta de hoy, para describir las relaciones que se establecen y los contrastes que existen entre ricos y pobres. Había un hombre rico vestido de púrpura y lino…, y un hombre pobre cubierto de llagas; el primero banqueteaba todos los días, el segundo no tenía unas migajas que llevarse a la boca; el rico estaba bien acomodado en su propia casa, el pobre se acurrucaba en la puerta. A los dos les llegó la muerte, que en esto no hay diferencia. Pero durante la vida cada cual ocupaba su sitio: el rico a la mesa, el pobre a la puerta.

Hemos escuchado, en el evangelio de hoy, palabras sobre la riqueza y la pobreza, sobre los pobres y los ricos. Y también en la primera lectura, como el domingo anterior, hemos escuchado las amenazas del profeta Amós a los que se lo pasan bien sin darse cuenta de que si pueden vivir así es debido a la desgraciada vida a que han sometido a otros hombres y mujeres.

Jesús es quien nos habla sobre la riqueza y la pobreza y una vez más nos dice como deben ser las relaciones entre los hombres y mujeres. Porque a nuestro Dios le importan mucho estas relaciones entre las personas. Porque el es un Dios que tiene muy claro como debemos vivir y que es lo fundamental que debemos arreglar en nuestro mundo y en nuestra vida para hacerlas cada vez más próximas al Reino que nos ha prometido. Nuestro Dios es un Dios que, como decíamos en el salmo de hoy, hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos, liberta a los cautivos, abre los ojos al ciego, enderezan a los que ya se doblan. Nuestro Dios es un Dios que no está de acuerdo con que haya gente que viva muy bien y a su lado haya quien no puedan siquiera vivir. Nuestro Dios no está de acuerdo con que el mundo funcione dividido en ricos y pobres: porque si hay ricos es gracias a mantener a los pobres en su pobreza; y los ricos quieren ser cada vez más ricos, y para ello exprimen, en lo que pueden, a los pobres y les hacen vivir cada vez peor. Y para darnos cuenta de ello: ahí tenemos la enormidad de expedientes de crisis que presentan las empresas, el número tan elevado de parados, más de cuatro millones…; por otro lado la subida tan desorbitada de los precios, etc… Todo ello nos está indicando que una parte, muy grande de la sociedad está pagando esta crisis y como consecuencia cada vez tienen que ser más pobres y un resto privilegiado cada vez más rico.

La palabra de Dios, hoy es bien clara sobre las riquezas: no quiere que en el mundo haya unos que tengan todo lo que quieren y cada vez vivan mejor a costa de explotar a otras personas. Dios, cuando nos habla de su Reino, nos habla de una mesa en la que todos podemos sentarnos. Nos habla de un banquete en el que todos compartimos un mismo pan, en el que nadie se sentirá inferior, en el que todos seremos hermanos porque seremos hijos de un mismo Padre que a todos quiere igual.

La Eucaristía, que ahora vamos a celebrar, es como una anticipación de este banquete del Reino de Dios en el que todos seremos hermanos y hermanas, hijos e hijas del mismo Padre. Que el Cuerpo de Cristo nos ayude a todos a destruir estas diferencias sociales y a que la humanidad viva más y mejor como hermanos y hermanas.

Francisco Albuixech

¿Quieres de veras honrar al cuerpo de Cristo? No consientas que esté desnudo. No le honréis con sedas en la iglesia dejándole perecer fuera de frío y desnudez. Porque el mismo que dijo: esto es mi cuerpo, y con su palabra llevó a realidad lo que decía, afirmó también: Tuve hambre y no me disteis de comer, y más adelante: Siempre que dejasteis de hacerlo a uno de estos pequeñuelos, a mi en persona lo dejasteis de hacer.

San Juan Crisóstomos

Buscaré tu rostro en los perseguidos,
y veré en las arenas del desierto
las huellas de una familia que huye.
Buscaré tu rostros en los sin techo,
y vendrá a mí la memoria del Hombre
que no tuvo dónde reclinar la cabeza.
Buscaré tu rostro en la angustia de los amenazados,
y un sudor de sangre empapará la tierra.
Buscaré tu rostro en las víctimas de la codiciosa envidia,
y el escalofrío de un beso de hielo recorrerá mi espalda.
Buscaré tu rostro entre olivos,
y a la luz de la luna contemplaré
la rendida voluntad del Hijo.
Buscaré tu rostro en los desheredados,
y un grito de abandono,
rompiendo los cielos, abrirá camino a la justicia.

Isabel Guerra, cisterciense, Tu rostro buscaré

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]