benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

III DOMINGO DE ADVIENTO (A) - DIUMENGE III D'ADVENT (A)

HOMILÍA

¿Eres tú el que ha de venir o tenemos que esperar a otro?

Juan es un personaje que se lo ha jugado todo por sus semejantes, recorriendo pueblos y aldeas, preparando la llegada del Mesías, anunciando la buena nueva a los pobres, denunciando la injusticia y llamando a todos al orden y a la conversión. Ningún elogio mejor que el del propio Jesús, que lo presenta como el mayor de los nacidos de mujer. Pero Juan está en la cárcel, y manda a sus discípulos a preguntar a Jesús: ¿eres tú el que ha de venir?. Es la misma pregunta que también a veces nos hacemos nosotros, cuando pasan ciertas cosas (eso que llamamos desgracias, calamidades, contrariedades, enfermedades, fracasos…) que no esperábamos y atribuimos a Dios, como si Dios quisiera y dispusiera nuestros males para castigarnos. Y es que también nosotros nos hemos formado una idea de Dios, que no siempre coincide con la de Jesús, con la que nos revela el evangelio. La respuesta de Jesús: los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios los muertos resucitan y los pobres reciben las buenas noticias. Un mundo al revés del nuestro.

Dentro de unos días vamos a celebrar la navidad del Señor. Pero la tarea iniciada por él y confiada a su Iglesia, debe llegar al mundo entero para que se cumpla la voluntad de Dios, para que venga su reino, para que se consume la obra de salvación, cuando el Señor vuelva. Nuestra tarea, como nos dice Juan, es parecida a la del labrador, que espera paciente el agua y el sol para recoger la cosecha, pero antes ha puesto todo su empeño en seleccionar y sembrar la buena semilla. Esperamos el reino de Dios, el cielo nuevo, pero esperamos también la tierra nueva, y ese es el reto y la tarea: un mundo nuevo, sin desigualdades, sin miseria, sin hambre, sin injusticias, sin sufrimientos, sin muerte… Eso es lo que tenemos que hacer y lo que podemos hacer, si nos empeñamos…

En la Eucaristía celebramos ya el gozo de su presencia, el don de su amor entregado en la vida y en la cruz. Retornamos al centro de nuestra vida que es Jesús. No tengamos miedo. La estepa florece y nosotros nos podemos sentir agraciados por este amor de Dios que todo lo renueva.

Francisco Albuixech

Señor Jesús: Tú has experimentado la alegría
en las cosas más sencillas.
En los pajarillos del cielo y en los lirios del campo.
En la alegría del sembrador y del que siega.
En la del hombre que halla un tesoro escondido,
o en el pastor que encuentra la oveja perdida.
En la alegría del padre cuando abraza a su hijo pródigo,
y en el gozo de la mujer que acaba de dar a luz un niño
Estas alegrías humanas son para ti signos del Reino.
Y te sientes inundado por la alegría en el Espíritu
cuando ves que los más pequeños
reciben el conocimiento de las cosas del Padre.
¡Danos el vivir tu alegría!

Inspirada en Pablo VI, “Gaudete in Domino”

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]