benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

IV DOMINGO DE ADVIENTO (A) - DIUMENGE IV D'ADVENT (A)

HOMILÍA

Jesús nacerá de María, desposada con José, hijo de David

Nos encontramos en el cuarto y último domingo de adviento. Tiempo litúrgico que hemos dedicado a la preparación de la venida del Señor.

A lo largo de estos domingos hemos reflexionado sobre: La ESPERANZA CRISTIANA, como los cristianos hemos de ser hombres y mujeres que sepan esperar con alegría la venida del Señor.

También hemos contemplado la figura de María, una mujer que vivió la fe de verdad. Hemos reflexionado, en estos domingos, sobre la misión del profeta Isaías y Juan el Bautista que anunciaron al Mesías cercano a los hombres y mujeres.

Hoy cercanos ya a la navidad, las lecturas, de este domingo, nos introducen en el Misterio del Nacimiento de Cristo.

En la primera lectura de Isaías vemos que el rey de Judea, Acaz, se muestra sabio: no quiere tentar a Dios y es Dios mismo el que se adelanta a dar una señal. Se trata únicamente de que la virgen está encinta y da a luz un hijo y le pone por nombre Enmanuel. Pero es que Enmanuel significa Dios-con-nosotros.

En la tercera lectura, evangelio, nos puede parecer un poco desairado el papel de José que se encuentra metido en la mayor aventura de los tiempos: LA SUPREMA CERCANÍA DE DIOS a los hombres. Parece que Jesús es mantenido al margen hasta el momento exacto del cumplimiento. Pero así fue también el papel de María hasta que se pidió su aceptación. Como hemos dicho antes, las lecturas de este domingo, nos introducen de lleno en el Misterio de la Encarnación. Con palabras es imposible explicar esto: Una virgen está en cinta, da a luz y sigue virgen. Dios está cercano a los hombres. Todo ello nos lleva a una confusión tal que de no ser aceptado por la fe no tiene sentido ni explicación, parece absurdo.

El mismo papel de José y María queda dentro del misterio. Ellos tampoco entienden, pero se dejan invadir por Dios y creen en aquello que se está produciendo en sus vidas de forma misteriosa. José no sabe lo que está pasando. María aturdida por el fenómeno producido en ella no sabe dar explicación, sino que ambos CONFIAN Y ESPERAN. He aquí las dos grandes actitudes de hombres y mujeres de fe: LA CONFIANZA Y LA ESPERANZA.

La salvación nos viene de arriba, no es obra de los hombres, sino de Dios. ¡Qué misterioso es todo esto! Pero así es… Una cosa tan importante para el cristiano como es la Encarnación de Dios y con que sencillez actúa Dios e irrumpe en la historia humana. Vemos como dos personas sencillas como fueron José y María, perdidos por un rincón de la geografía del imperio acontece lo más grande: Dios se hace hombre. Una vez más la forma de actuar Dios no coincide con la de los hombres.

En una sociedad como la nuestra, acostumbrados al materialismo, a la técnica, a la comodidad, etc… ¿Cómo hablar de este misterio?, ¿cómo entendemos la cercanía de Dios a nosotros? De ahí que los hombres y mujeres a pesar de encontrarse rodeados de cosas, sientan la soledad, el vacío y esto es porque no hemos dado el paso a la fe como lo dieron José y María ante el misterio; por eso el hombre de hoy busca pero no encuentra, quiere pero no siente, porque ha perdido la sensibilidad de amar, de salir de sí mismo para buscar al OTRO, para actuar, para encontrar en el otro a Dios. Esto es la Encarnación. Salir Dios de sí, para encontrarse con el otro. Esto no nos lo da la sociedad por muchas cosas que nos ofrezca.

En las puertas de la celebración de la navidad acerquémonos a este misterio de gracia con respeto y humildad, con sencillez y amor, para que de verdad, esta PALABRA, encarnada, llene nuestra vida.

Antes de continuar esta Eucaristía terminemos esta reflexión haciéndonos las mismas preguntas que nos hacíamos el primer domingo de adviento: ¿qué mensaje puede traernos el adviento, la navidad a los cristianos de hoy?, ¿en quien esperamos en Jesús o en esta sociedad de consumo?.

Francisco Albuixech

El Ángel de la espera
está despierto.
Y su lámpara evangeliza
desde la tarde morada de Adviento.
Todas las cosas, en vigilia
como Israel, esperan
tu advenimiento.
Y en la ilusión de unos pañales nuevos
te espera también tu Madre,
oh Cristo de su seno.
¡Y hasta los que no esperan,
te están llamando en su desasosiego!

Pedro Casaldáliga

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]