benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR (A) - L'ASCENSIÓ DEL SENYOR (A)

HOMILÍA

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra

Hemos escuchado en la primera lectura el relato de la ascensión de Jesús al cielo. Lucas lo describe con la sencillez y el realismo de una visión ocular. Tan convencidos estaban los primeros cristianos del hecho de la ascensión. Pero el relato de Lucas es un modo de expresión, un género literario, para alentar la fe de los creyentes. Jesús, el mismo que subió a la cruz por la justicia de los hombres, ha sido justificado por la justicia de Dios, rescatándolo de la muerte y colocándolo en su sitio. Porque Jesús es el Hijo de Dios. Se hizo hombre por nosotros, para nuestra salvación. Bajó del cielo y se encarnó de santa María, la Virgen, para llevar a cabo la misión que le confiara el Padre. Hay también otra intención en Lucas: Jesús, que durante un tiempo fue visible y estuvo con nosotros, sigue con nosotros, pero de otra forma invisible, espiritual, por su Espíritu. Así lo creemos y así lo repetimos gozosamente una y otra vez: El Señor está con nosotros. Ese es nuestro lema, nuestro saludo en todas las Eucaristías.

La ascensión señala el fin de la obra de salvación cumplida por Jesús, pero determina el momento en que, en su nombre, la Iglesia debe proseguir esa misma misión. Lucas que cierra su evangelio con el relato de la ascesión y misión de los discípulos, abre su segundo libro, el de los Hechos, con el relato de la ascensión para detenerse en la descripción de cómo la Iglesia lleva a cabo en continuidad la misma misión de Jesús. Es nuestro turno, el de la Iglesia, el de los cristianos y cristianas. Es la hora de nuestra responsabilidad como creyentes. La fe no es una contemplación. Dos ángeles, según el relato de Lucas, sacan a los discípulos de su misticismo, para llamarles a la responsabilidad, a la tarea, a la misión: Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse (Hch. 1,11-12). Jesús volverá a consumar la obra. Pero esa obra debe ser llevada a cabo de generación en generación hasta el fin de los tiempos. Hoy somos nosotros los enviados, los misioneros, los testigos.

En la misión confiada por Jesús a su Iglesia, hoy nos toca el turno a nosotros. Nosotros somos Iglesia, somos cristianos, formamos parroquia, somos misioneros aquí en Puerto de Sagunto. Esa es nuestra responsabilidad, porque también podemos traicionar el evangelio y la misión con una vida rutinaria y contraria al evangelio. Los católicos nos pronunciamos muchas veces a favor de las grandes verdades, de los grandes ideales, de los derechos humanos, de la vida, de la justicia, de la libertad, de la igualdad… pero así nos mantenemos sólo en la línea de la teoría, en las palabras,. Pero hacen falta las buenas obras. Hace falta el testimonio, el compromiso. Y nuestro compromiso es estar con los pobres y con sus reivindicaciones, estar con los oprimidos, estar con las víctimas de la injusticia, con los marginados. Y hacer frente a los que oprimen y matan y explotan y marginan o discriminan. En estos días los jóvenes del 15-M nos dan una lección, pues una generación que considerábamos perdida irrumpe en una campaña electoral y reclaman más protagonismo civil y más autenticidad en la gestión de la cosa pública. Piden una democracia más auténtica, habría que hacer esfuerzos por ofrecerles, también, una Iglesia más real, más cercana al evangelio. Ese es el camino que lleva a la cruz, porque entra en conflicto con los poderosos de hoy, como entró Jesús con los de su tiempo. Pero sólo el camino que lleva a la cruz es el que conduce a la gloria de la resurrección y de la ascensión, que nos sentará a la derecha del Padre un día.

Que el Dios del Señor Nuestro Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, son palabras de San Pablo en la segunda lectura de hoy.

Que esta Eucaristía en la fiesta de la Ascensión del Señor nos ayude a liberarnos de todo servilismo y a poner a salvo nuestra dignidad, pues en ella confesamos que uno solo es el Señor y todos nosotros somos hermanos y hermanas.

Francisco Albuixech



LOS DERECHOS… TORCIDOS,
Todos los hombres tienen derecho a la vida…
menos los que mueren de hambre.

Todos los hombres son iguales…
menos los pobres.

Todos tenemos derecho a la libertad…
pero sólo pueden ejercitarla los ricos.

Todos tenemos derecho al trabajo…
pero no hay para todos, y no se reparte.

Todos tienen derecho a una vivienda digna…
muchos sólo a una chabola indigna.

Todos tienen derecho a la salud…
menos los que no tienen plaza en la Seguridad Social.

Todos tienen derecho a expresarse libremente…
si se les concede un canal de TV.

Todos tienen derecho a un salario suficiente…
muchos sólo a un salario mínimo.

Todos tenemos derecho a participar en la política…
pero sólo nos dejan votar.

Los padres tienen derecho a cambiar de pareja…
pero los hijos no lo tienen a cambiar de padres.


Hoja Eucaristía, 27 mayo 1990


Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]