benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XXI DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (A) - DIUMENGE XXI DURANT L'ANY (A)

HOMILÍA

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos

Los domingos 21 y 22 forman otra secuencia en el conjunto que tiene como centro la comunidad de los discípulos, la Iglesia. Leeremos dos fragmentos en que Pedro ocupa un lugar privilegiado entre los discípulos. Al leer la tempestad calmada veíamos que la fe sincera de Pedro peligraba si Jesús no le hubiese dado la mano. Ahora expresa la fe de los discípulos declarando que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios. Jesús, a su vez, lo inviste con un cargo inesperado dentro de la comunidad (domingo 21). Pero inmediatamente después veremos que tiene dificultades para aceptar que Jesús tenga que pasar por la pasión (domingo 22).

¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?… Esta pregunta, pese haberla escuchado muchas veces al leer el evangelio: Unos dicen que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o algún otro profeta. O traducido al lenguaje de hoy: para unos un revolucionario, para otros un buen hombre, otros dirían que un personaje histórico, otros… ¿quién dices?...

Pero la pregunta importante, la que de verdad hay que responder es: ¿Y vosotros quién decís que soy yo? No es fácil responder con sinceridad a la pregunta de Jesús. En realidad, ¿quién es Jesús para nosotros? Su persona nos ha llegado a través de veinte siglos de imágenes, fórmulas, devociones, experiencias, interpretaciones culturales… que van desvelando y velando al mismo tiempo, su persona.

Pero, además, cada uno de nosotros vamos revistiendo a Jesús de lo que somos nosotros. Y proyectamos en él nuestros deseos, aspiraciones, intereses y limitaciones. Y casi sin darnos cuenta lo empequeñecemos y desfiguramos, incluso cuando tratamos de exaltarlo.

Jesús siempre desconcierta a quien se acerca a él con postura abierta y sincera. Siempre es distinto de lo que esperábamos. Siempre abre nuevas brechas en nuestra vida, rompe nuestros esquemas y nos atrae a una vida nueva. Cuanto más se le conoce, más sabe uno que todavía está empezando a descubrirlo.

¿Quién decís que soy yo?. Cuando nosotros escuchamos hoy esta pregunta, tendemos a pronunciar lo que nos enseñaron de pequeños en la catequesis: Jesús es el Hijo de Dios hecho hombre, el Salvador del mundo, el Redentor de la humanidad… Por desgracia se trata de fórmulas aprendidas en una edad infantil, aceptadas de manera mecánica, repetidas verbalmente más que vividas siguiendo los pasos de Jesús.

No nos hemos de engañar. Cada uno hemos de ponernos ante Jesús, dejarnos mirar directamente por él y escuchar desde el fondo de nuestro ser sus palabras: ¿quién soy yo realmente para vosotros? A esta pregunta se responde con la vida más que con palabras.

La pregunta de Jesús: ¿Quién decís que soy yo?, sigue pidiendo todavía una respuesta a los creyentes de nuestro tiempo. No todos tenemos la misma imagen de Jesús. Y esto no solo por el carácter de su personalidad, sino, sobre todo, porque cada uno vamos elaborando nuestra imagen de Jesús a partir de nuestros intereses y preocupaciones, condicionados por nuestra psicología personal y el medio social al que pertenecemos, y marcados por la formación religiosa que hemos recibido.

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Y Jesús elige a Pedro aunque sabe que ni es el más sabio de ellos, ni siempre le será fiel, pero si sabe que Pedro lo ama mucho. Me gusta ver cómo Dios busca de nuevo a los humildes, a los humillados, para ponerlos al frente de su pueblo - David, el hijo pequeño; Moisés, el tartamudo; Saulo-Pablo, su perseguidor… y es que en la debilidad del hombre se ve más la acción de Dios.

Que Dios nos ayude, en esta eucaristía, a saber responder tal como él quiere que respondamos…

Francisco Albuixech



La urgencia del apostolado de los seglares es hoy mucho mayor… Prueba de esta múltiple y urgente necesidad es la acción manifiesta del Espíritu Santo, que da hoy a los seglares una conciencia cada día más clara de su propia responsabilidad y los impulsa por todas partes al servicio de Cristo y de su Iglesia.

Decreto Apostolado Seglares, 1



Señor Dios y Padre nuestro, escucha nuestra oración,
mira que somos tu familia.
Esta es hoy nuestra súplica, nuestra esperanza:
danos fe para comprender que tu vida y la nuestra
se encuentran si queremos,
ayúdanos a comprender las exigencias que brotan
de tan feliz encuentro
y haz que sepamos responder con generosidad
a la misión recibida de tu Hijo.
Que nuestra vida, nuestra fe y
nuestra militancia en la Iglesia,
no se pierdan en la rutina,
ni se debiliten por la costumbre.
Que en todo momento seamos testigos de tu amor
y del gozo de saber que estás con nosotros.

Hoja Eucaristía, 21 de Agosto de 2011



Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]