benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

XVII DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (A) - DIUMENGE XVII DURANT L’ANY (A)

HOMILÍA

Vende todo lo que tiene y compra el campo

Pídeme lo que quieras…

Hermanos y hermanas, ¿os habéis fijado en el sueño de Salomón que nos narraba la primera lectura? El Señor se le presentó y le preguntó: Pídeme lo que quieras.

De hallarnos nosotros en una situación semejante, ¿qué pediríamos?.

No es difícil hacer la lista de aquello que sabemos que todo el mundo desea… Pero, ya que estamos reunidos en la presencia del Señor, más vale que cada uno se haga así mismo esa pregunta en singular: Yo, ¿qué querría obtener de Dios?.

La respuesta de Salomón y la nuestra.

Es bonita la respuesta de Salomón: pide la gracia de tener un corazón dócil, es decir, un corazón atento y abierto, capaz de escuchar y aprender, para así poder gobernar con justicia y discernir en mal del bien.

Agradó a Dios que Salomón, consciente de sus límites le pidiera sabiduría para poder ejercer su misión. Estaba más interesado en hacer un buen servicio a su pueblo que en obtener riquezas, años de vida o la victoria contra sus enemigos. Le dijo Dios: Te doy un corazón sabio e inteligente.

Ojalá también nosotros, hermanas y hermanos, supiéramos ir más allá del ansia de las cosas personales e inmediatas, y quisiéramos servir a Dios y a nuestros hermanos en nuestra vida cotidiana. A Dios, porque es Padre, se lo podemos pedir todo. Pero sin olvidar nunca que nuestra verdadera felicidad consiste en asumir su designio de amor sobre nosotros.

Hemos de elegir.

El evangelio que hemos escuchado se sitúa ya en esta perspectiva y da un salto adelante. Supone que, por encima de todo, anhelamos el Reino de Dios y su justicia y nos habla de cómo hemos de obrar para alcanzarlo.

En primer lugar nos pide que lo apreciemos como aquel hombre que descubrió un tesoro escondido en el campo… como aquel comerciante en perlas finas que encontró una de gran valor. Es decir, hemos de valorar nuestra fe en Dios, el Evangelio de Jesús, el Reino que la Iglesia inicia y promueve… como el verdadero tesoro, como la perla de mayor valor.

Y nos pide en segundo lugar, que esa valoración nos empuje a relativizar las demás cosas, y estar dispuestos a desprendernos de ellas por la causa de Jesús.

Se trata de una llamada a la radicalidad evangélica que interpela a nuestra mediocridad. No podemos servir a dos señores, nos ha dicho el Señor. Y ahora, con unas sencillas parábolas, nos presenta claramente el dilema: el campo o el tesoro, la perla de mayor precio o el resto de bienes.

Pidamos hoy que Dios mismo transforme nuestro corazón, para que nuestros deseos sean siempre buscarle a él, caminar por el camino del evangelio, ser fieles a su Espíritu. La Eucaristía que ahora compartiremos nos ayudará en esa transformación.

Francisco Albuixech



Mientras las ganancias de unos pocos están creciendo exponencialmente,
las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz.
Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta
de los mercados y la especulación financiera. De ahí que nieguen el control de
los Estados, encargados de velar por el bien común
.

Francisco, “Evangelii Gaudium, 56”



Padre nuestro, que estás en el cielo y con nosotros,
a nuestro lado.
Te bendecimos y pedimos que venga tu Reino,
que podamos cumplir tu voluntad en la tierra,
como los ángeles en el cielo,
y se cumplan tus sueños de felicidad para tus hijos.
Te pedimos pan, el nuestro, el de todos,
para que todos los hombres y mujeres
de todos los pueblos
puedan cubrir sus necesidades,
y disfrutar de la felicidad que tú regalas.
Estamos dispuestos a tolerar y perdonar nuestras miserias,
como tú perdonas misericordiosamente las nuestras.
No nos dejes caer en la tentación del desamor,
de la insolidaridad, del egoísmo,
de la indiferencia, del rencor.
Y líbranos del mal, del hambre, de la pobreza,
de la injusticia…
Así sea, así queremos hacerlo con tu ayuda.

Hoja, Eucaristía, 27 Julio 2014



Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]