benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

II DOMINGO DE TIEMPO ORDINARIO (C) - DIUMENGE II DURANT L’ANY (C)

HOMILÍA

En Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos

A todos nos hubiera gustado estar presentes en aquel pueblecito de Galilea, allí en Caná, invitados a aquellas bodas. Y poder beber del “vino bueno” que Jesús de Nazaret les regaló. Imaginémonos allí, en la alegría de la gran fiesta –en aquellos países orientales una boda es una fiesta que reúne a todos los familiares, amigos y vecinos, a veces durante varios días, en una celebración colectiva-, invitados junto a Jesús, sus primeros discípulos, su madre. Y, con todos ellos, bebamos el “vino bueno” con que Jesús nos obsequia para que la fiesta no decaiga, para que la alegría continúe.

Y fijemos nuestra mirada en el joven Jesús, allá en la fiesta. Él no la preside, es un invitado más, participa como todos de la alegría de aquella gente del pueblo. Participa de tal modo que –nos dice el evangelio de Juan- allí Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria. ¿Habríamos imaginado nosotros que el Hijo de Dios haría el primero de sus “signos” –de lo que nosotros llamamos “milagros”- y así manifestaría su “gloria” y así –dice también el evangelio- crecería la fe de sus discípulos en él a base de transformar el agua en vino, y en vino “bueno”, para alegrar más una fiesta popular, en una fiesta de casamiento que ya habría durado lo suyo dado que ya se había terminado la reserva prevista de vino?.

Probablemente no lo habríamos imaginado, porque probablemente no es ésa la imagen que solemos tener del Señor Jesús. Por eso bueno será que conservemos esta imagen de Jesús en Caná bien presente, para que sepamos percibir cuál es su “gloria” –es decir, su modo de manifestarse, de darse a conocer como Hijo de Dios- y para que así, de verdad, crezca nuestra fe en Él.

Dicen los entendidos en liturgia que este primer domingo después de las fiestas de Navidad y Epifanía, después de la fiesta del Bautismo del Señor, está aún impregnado de lo que todas estas fiestas recientes nos han querido enseñar: son fiestas que –con palabra sabia- denominan “epifánicas”, que quiere decir que nos reflejan cómo Dios se manifiesta, se revela, se da a conocer, en el niño, en el joven, en el hombre de Jesús de Nazaret.

Todo ello nos indica la importancia del evangelio que hoy hemos leído: nos enmarca –nos manifiesta- cómo el hombre Jesús revela la gloria de Dios que hay en él. Y por ello es importante que volvamos a sentirnos inmersos en aquella fiesta, en aquel casamiento, y volvamos a fijar nuestra mirada en aquel joven Jesús que quiere que la fiesta no decaiga y del agua hace “vino bueno”.

Que hoy y cada domingo veamos en esta fiesta que nos reúne un “signo” de la presencia del Señor Jesús entre nosotros, que manifiesta su “gloria”, que alimenta y hace crecer nuestra fe en Él. Como decimos antes y después de escuchar cada domingo la lectura del evangelio: ¡Gloria a ti Señor!, ¡Gloria a ti, Señor Jesús!.

Francisco Albuixech



Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]