benvingudes i benvinguts a

logo de la Web Parroquial San Pedro


san-pedro.org és l'espai a la xarxa de la comunitat parroquial de Sant Pere Apòstol, per construir comunitat també des d'internet

Contenido
La Torre, el logo de la parroquia

Organigrama

Domingo 8º de Tiempo ordinario (Ciclo B) - 29 de Febrero de 1976

Homilía

Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son los gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. (Concilio Vaticano IIº – La Iglesia en el mundo actual. 1)

Todos conocen, a través de los medios informativos, los frecuentes conflictos que se han producido en nuestro país en estos últimos días, y los encierros de obreros en algunas iglesias tanto en Valencia como en otras provincias españolas.

Hay personas que ante tales hechos, se asustan y se llevan las manos a la cabeza; otras más cobardes, se entretienen escribiendo cartas anónimas recriminando estos hechos a los encargados de las iglesias.

Nosotros, nos creemos en el deber de informar a nuestros feligreses sobre estos hechos y al mismo tiempo darles explicación de porque ocurren.

En primer lugar, los obreros se han reunido en los templos porque antes se les han cerrado las puertas de otros lugares donde por legítimo derecho deberían haberse reunido: la C.N.S. Resulta una discriminación intolerable – Así lo manifiesta la Hermandad Obrera de Acción Católica de España – que precisamente en estos días en que el Gobierno insinúa sus intenciones democratizadoras y mientras los empresarios se reúnen libremente para tomar posturas frente a los obreros, éstos continúan sin disponer de locales donde celebrar libremente sus reuniones y asambleas, estudiar sus peticiones y decidir la mejor forma de defender sus derechos. Entre los derechos fundamentales de la persona humana debe contarse el derecho de los obreros a fundar libremente asociaciones que representen auténticamente al trabajador y puedan colaborar en la recta ordenación de la vida económica, así como también el derecho de participar libremente en las actividades de las asociaciones sin riesgo de represalias (Concilio Vaticano IIº – La Iglesia en el mundo actual. 68). La clase trabajadora todavía no dispone en España de medios para defender sus intereses. Así se ven desalojados de los lugares de trabajo cuando intentan tener alguna asamblea; las puertas de los sindicatos no se les abren fácilmente, y si alguna vez se les abren, no se encuentran con la suficiente libertad para tratar sus problemas.

Ante esta situación acuden a las iglesias solicitando cobijo y ayuda. A veces vienen con miedo, con recelo, pues recuerdan a esa iglesia vinculada a los poderosos y defensora de los ricos. Acuden a la iglesia porque es el último reducto que les queda para defender su pan, su dignidad de personas, los derechos de la clase trabajadora.

Es verdad que los templos no están hechos para esta clase de reuniones; ahora bien, al no disponer de otros, la Iglesia ejerce esta función de suplencia con los obreros. Porque la Iglesia si quiere ser fiel al evangelio de Jesús debe abrir sus puertas, ceder sus locales y sus templos a los trabajadores para el ejercicio real de un derecho humano que les corresponde. Así pues nos parece muy normal que las Iglesias, mientras no se arregle esta situación, se ponga al servicio de los trabajadores. La práctica secular de la iglesia ha sido abrir sus locales a hombres necesitados de cobijo o perseguidos. Y el Concordato todavía vigente entre la Iglesia y el Estado Español establece que salvo en casos de urgente necesidad, la fuerza pública no podrá entrar en los citados edificios para el ejercicio de sus funciones, sin el consentimiento de la competente Autoridad eclesiástica. (Cánones 1160 y 1179, y art. XXIII 3 del Concordato).

Nuestra sociedad está dividida en clases irreconciliables entre sí: opresores y oprimidos, heredados y desheredados, ricos y pobres. Está situación es producto del sistema en el que vivimos.

La Iglesia en esta situación no puede permanecer neutral, ni quedarse al margen de estos conflictos, ni verlos en silencio desde la barrera. La Iglesia es la defensora de los pobres, de los que no tiene voz, por tanto debe volcarse en defensa de los más humildes y necesitados, siguiendo el mensaje liberador de Jesús de Nazaret.

Al permitir que los obreros se reúnan en sus templos, la Iglesia denuncia, de manera simbólica, la carencia de algunos derechos humanos, tales como: el derecho de reunión, el derecho de asociación y el derecho de expresión. Por esta acción, ella urge y pide que se permitan esos derechos ciudadanos.

La Iglesia, al abrir sus puertas, sale en defensa del pueblo sencillo, de los débiles, y expresa la necesidad que siente de compartir sus bienes con los más necesitados.

Además, por lo que se refiere a las asambleas obreras en las iglesias, creemos que los cristianos podemos aprender mucho de estas asambleas para la celebración de nuestras propias asambleas cristianas de los domingos.

Con estos criterios, creemos haber dado a nuestros fieles una respuesta y una explicación ante los encierros y las reuniones obreras en las iglesias.

NADIE ECHA VINO NUEVO EN ODRES VIEJOS; PORQUE REVIENTAN LOS ODRES, Y SE PIERDEN EL VINO Y LOS ODRES; A VINO NUEVO, ODRES NUEVOS. (Mc 2, 22)

(VIDA NUEVA. Números 1.016 y 1.018)

Realizada con software libreRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con sistema operativo GNU/LinuxRealizada con distribución UbuntuRealizada con editor HTML BluefishRealizada con programación web con phpRealizada con base de datos web con mysqlRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con navegadores de referencia Firefox y ChromiumRealizada con FTP FilezillaRealizada con retoque fotográfico con GimpRealizada con dibujo vectorial con InkscapeRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con edición multimedia con Kdenlive y CinelerraRealizada con conversión de formatos multimedia con WinFFRealizada con reproductor multimedia VLCRealizada con edición de PDF con PDF EditorRealizada con suite ofimática Openoffice | Contenidos bajo licencia Creative Commons | cumple el estándar XHTML 1.1cumple el estándar CSS 3.0cumple el estándar WAI-AA de accesibilidad

[Comunidad Parroquial San Pedro. Puerto de Sagunto]