Bitácora póstuma

Hola Comunidad, hola peregrinos:
Bueno…, ya estamos en casa, pero aún nos queda por contar los dos últimos días y el de vuelta, lo cierto es que han sido días muy apretados por lo que no ha dado tiempo a poder subir ninguna entrada, ahora lo comprenderéis:
Empezamos por el sexto día:
Salimos del Hotel en Belén, con la intención de ir a Jerusalén, aunque antes de despedirnos de Belén visitamos el campo de los Pastores.
Ya en Jerusalén fuimos al monte de Getsemaní, empezamos desde arriba visitando la ascensión que curiosamente pertenece a los musulmanes, dejamos una foto de ese momento:
Capilla de la Ascensión
Seguimos con el Padrenuestro, luego fuimos al Dominus Flevit (las lágrimas del Señor), y seguimos bajando al Huerto de los Olivos y la Iglesia de las Naciones, sacamos otra foto del grupo en el Huerto de los Olivos…
Huerto de los Olivos
Y aún seguimos bajando hasta llegar a la Gruta de la Prendición y la Dormición de María, que es ortodoxa y estaba a tope, por lo que echemos un vistazo sin llegar a ver el icono y nos fuimos a comer…
Por cierto el café de después de comer tubo su tensión cuando la pobre Vicky se sintió atemorizada por ¿Arancha?
Vicky y Arancha
Seguimos la tarde acudiendo a la Iglesia de San Pedro donde canto el Gallo, donde realizamos la Eucaristía, con cierto retraso esperando a que la hermana Coreana apareciese…
Luego fuimos la Dormición de María, pero esta vez siendo una Iglesia Católica, no es la verdadera, que se cree que es la Ortodoxa, pero se aprovecha para realizar la Advocación Mariana. Seguimos acudiendo al cenáculo, que debería estar cerrado, pero no sabemos porque estaba abierto, nuestros curas aprovecharon para renovar sus votos:
Renovación de los votos de Paco y Tino en el cenáculo
De ahí bajamos a la tumba de David y nos fuimos a cenar, deprisa por que después de la cena volvimos a la Gruta de la Prendición para realizar una Hora Santa que resultó muy muy emotiva, y luego Tino consiguió que visitásemos nosotros solos el Huerto de los Olivos y la Iglesia de las Naciones…
Y a dormir muy poquito porque a las cuatro nos levantábamos para realizar un Via Crucis por la Via Dolorosa:
Via Crucis de madrugada en la Via Dolorosa
Llegamos hasta el Calvario donde realizamos una misa de madrugada y después vimos la Basílica de la Resurrección, daba gusto a esas horas no había casi gente. Y después a desayunar.
Después del desayuno fuimos a la explanada de las Mezquitas, salimos a la Via Dolorosa donde visitamos la Piscina Probática y la Iglesia de Santa Anna de los Padres Blancos, dejamos una foto de las cinco Anas:
Las cinco Anas
Seguimos con la Capilla de la Flagelación, la fortaleza Antonia con los aljibes y el Enlosado para acabar nuevamente en la Basílica de la Resurrección donde visitamos el Santo Sepulcro, es curioso el comportamiento de los Ortodoxos, que colaban a los suyos hasta el punto que hicieron una cola paralela para ser colados, supongo que es una cuestión cultural, pero no deja de parecerme sorprendente…
Por cierto perdimos Ana y Joselo, afortunadamente aunque las calles son estrechas y llenas de comercios volvimos a encontrarnos.
Después fuimos a comer y tras ello al Museo de Israel:
Visita al Museo de Israel
La verdad es que podríamos haber estado bastante más tiempo, es muy muy interesante.
Volvimos al centro para acudir a un encuentro-mitín con la Custodia de los Padres Franciscanos, fue realmente triste el discurso que oímos, volvemos a perder los Cristianos una buena oportunidad para el encuentro ecuménico y para el diálogo interreligioso…
Aún nos dio tiempo para dar un paseo por Jerusalén, vimos el Cardo Máximo y algunos rincones preciosos de la ciudad vieja.
Y tras la cena realizamos una velada de despedida, un momento de apertura de corazones y reflexión de lo vivido.
Velada de despedida de la Peregrinación
Al día siguiente camino al aeropuerto nos paramos en Emaús y luego a Casa.
Volvemos a estar aquí, pero espero que sea para todos y todas de una forma diferente…
Adiós.